Un excelente esclavo, pero un pésimo amo

No existe momento perfecto, porque mientras más esperamos este, más nos va costar irnos.
Quedarnos en nuestra zona de confort no necesariamente nos hará felices.

Porque, si no es ahora, ¿cuándo?, y si no soy yo, ¿quién?